Aprobado proyecto de acuerdo que busca garantizar la salud mental y la prevención y atención del consumo de sustancias psicoactivas en Ibagué

Ibagué, abril 26 de 2021.  El Concejo Municipal de Ibagué, aprobó el proyecto de acuerdo 008 de 2021 «Por medio del cual se adopta la Política Nacional de Salud Mental y la Política Integral para la Prevención y atención del consumo de sustancias psicoactivas y se dictan otras disposiciones”.

El proyecto que fue iniciativa del alcalde municipal, Andrés Fabián Hurtado, tiene como objetivo adoptar en el municipio de Ibagué, la Política Nacional de Salud Mental y la Política Integral para la Prevención y Atención del consumo de sustancias psicoactivas, tipos de violencia, consumo de sustancias embriagantes y no embriagantes.

Las disposiciones contenidas en el presente acuerdo serán de obligatorio cumplimiento para los integrantes del Sistema General de Seguridad Social en la Salud – SGSSS, en el ámbito de sus competencias y obligaciones dentro del municipio de Ibagué.

Este proyecto, también incluye crear el Consejo Municipal de Salud Mental, el cual será coordinado por la Secretaría de Salud de Ibagué.

La Administración Municipal, será la encargada de promocionar y realizar estrategias en las acciones transectoriales e intersectoriales necesarias y pertinentes para adoptar los determinantes sociales que condicionan el estado de la salud mental de las personas de acuerdo artículo 33 de la Ley 1616 de 2013.  La conformación del Consejo es de obligatorio cumplimiento.

Durante la aprobación de la Política Publica de Salud Mental, el Presidente del Concejo de Ibagué, Arturo Castillo Castañeda, propuso la creación de un frente de seguridad por la vida para frenar las cifras de suicidio en la Capital Musical.

La iniciativa, incluye la instalación de cámaras PTZ de alta definición con cubrimiento 360 grados para vigilar las 24 horas, los 7 días de la semana la zona del puente de la variante de Ibagué, conocido también como el puente de la vida.

Adicionalmente, el Frente de Seguridad por la Vida tendría sensores de movimiento fotoeléctricos con alarmas en las entradas peatonales, un módulo de alarma activada por una llamada a control remoto -la cual envía un mensaje de alerta a los administradores del frente de seguridad de la vida- y unos parlantes altavoces de alto alcance -para persuadir al posible suicida mientras llega el equipo de apoyo-.      

Dicha solicitud, fue escuchada y aceptada por la Secretaría de Salud, que se comprometió a que una vez sea aprobada la política pública, implementará los planes y programas que se desarrollarán con la aprobación del acuerdo municipal.